Hockey • 23 noviembre 2019

Treinta años no es nada

El hockey de Estudiantes celebró las tres décadas de su creación con una exposición fotográfica y periodística en donde se reflejó toda la historia de la disciplina. El evento contó con la presencia de las ex jugadoras, jugadores actuales y entrenadores que dieron el puntapié inicial

En un abrir y cerrar de ojos todo el hockey de Estudiantes se trasladó como su fuese una película a la década del 80, o mejor dicho a los años 1988-1989 cuando la ilusión de crear la disciplina se había convertido por aquellos tiempos en una verdadera dicotomía. Fotos, videos, recortes periodísticos, camisetas legendarias, todo lo que se vivió en treinta años se expuso en una muestra que emocionó a propios y extraños. Treinta años del primer paso, del día en que el club recibió la aprobación de la Asociación de Hockey para poder poner en práctica un deporte que creció a pasos agigantados.

Pero la exposición no fue una simple muestra de fotos, sino que significó además la reunión de ex jugadoras, dirigentes, entrenadores y allegados que forjaron la identidad de un deporte que por aquellos lares era sólo exclusivo de Santa Bárbara y Universitario.

Entre abrazos, emociones, comenzaron a congeniar en el Salón Rapán de la sede social, integrantes de los actuales planteles superiores (tanto de damas como de caballeros) con aquella camada que aceptó la convocatoria de Guillermo Sarli, máximo responsable de que Estudiantes pueda iniciarse en la actividad cuando en los años 80 la Asociación miraba con recelo la participación de clubes donde su principal actividad era el fútbol profesional. Precisamente Sarli se reencontró con varias de sus dirigidas quienes junto con las más jóvenes retroalimentaron la historia que tuvo su primer capítulo en 1989 cuando el equipo hacía las veces de local en el Club Argentino de Rugby de la ruta 2.

Las historias de cada partido, cada entrenamiento, del primer día que Estudiantes hizo de local en el Country Club, de los técnicos y "profes" que aportaron su granito de arena; las camisetas históricas, los antiguos palos y los recortes periodísticos afloraron en una tarde-noche de ensueño para el hockey albirrojo que a partir de esta exposición demostró que "Treinta años no es nada".

 

Ver más novedades