Historia • 6 agosto 2019

Se cumplen 52 años del primer título

Hoy se cumple un nuevo aniversario del campeonato de 1967. Este Metropolitano fue ganado por Estudiantes que en la gran final ante Racing, que venía de ser campeón del Mundo, ganó 3-0 con goles de Madero, Verón y Ribaudo.
Compartir

El estadio de San Lorenzo de Almagro fue el escenario del título estudiantil, donde Madero abriría el marcador con un golazo de tiro libre por sobre la barrera. Hoy se cumplen 52 años del 3-0 a Racing, que llevó a Estudiantes a romper con la hegemonía de los "grandes" del fútbol argentino. Más de medio siglo de este gol de Madero y de la conquista de Verón tras una escapada de contragolpe que definió de manera exquisita por sobre la figura del arquero Gómez y el tanto de Felipe Ribaudo.

El recordado triunfo de la "nueva mentalidad", como fue catalogado en aquel entonces, por un equipo que supo pelear por un objetivo en común, en el que todos aprendieron a atacar y a defender cuando se lo requería; a respetar la humildad y a ponderar el "nosotros" sobre el "yo". Once para llenar la cancha, cumplir todas las funciones y luchar y dar batalla tanto en la derrota como en la victoria.

Ribaudo cerraría la mágica jornada del '67, para que el Pincha empezara a sentirse campeón; para pasar de la ilusión a la realidad, a los abrazos, al festejo de todos y cada uno de los jugadores; de Zubeldía, de Mariano Mangano, por aquel entonces presidente del León. También del Profe Jorge Kistenmacher y del gran formador Miguel Ignomiriello; de toda una gran familia roja y blanca que gritaba con el puño bien apretado "dale campeón".

El pragma del 4-4-2, el contragolpe, el fuera de juego, la pelota parada; puntales del gran campeón, de un equipo adelantado y pionero en el fútbol argentino. El primer Metropolitano en la era del profesionalismo fue para el Pincha, que superó con éxito las primeras 22 fechas con goleada incluida en el clásico platense por 3-0 frente a Gimnasia. Bilardo, Poletti, Malbernat, Madero, Aguirre Suárez, Pachamé, Conigliaro, Verón; tan sólo algunos de los apellidos ilustres que dejarían su sello para marcar una página dorada en el glorioso Estudiantes.

Ver más novedades