Oficina Virtual Oficina virtual
Fútbol Profesional • 20 junio 2021

"No fue muy difícil tomar la decisión de volver"

Fabián Noguera disfruta de su segundo ciclo en el club, mientras se enfoca en los objetivos para el próximo torneo.

"Motivación más grande que vestir esta camiseta no hay". Así respondió firme y seguro Fabián Noguera en conferencia de prensa, luego de iniciar su segundo ciclo en el club el último mes de febrero, cuando le consultaron las razones del regreso a Estudiantes.

¿Por qué un jugador que no se formó en el club se identifica tanto con nuestros colores? Así lo explica: "En mi primer ciclo en Estudiantes la pasé muy bien, y es difícil en el futbol pasarla bien. Es fácil que te traten mal, más cuando no jugas. Y acá en los primeros seis meses no jugué. Y me trataron muy bien. Me sentí muy cómodo".

El 2020 llegaba a su fin y Fabián estaba en el Santos de Brasil, tras un paso por el fútbol español. Era tiempo de volver al país y la experiencia en el extranjero no había sido la mejor. "Afuera si no jugas no servís, pasa mucho en el futbol y sabía que eso acá no pasaba. Estudiantes es un club multicampeón y súper conocido. Yo necesitaba jugar, ¿y que club mejor que este para hacerlo?. Acá tenés todo. No fue muy difícil tomar la decisión de volver".

UNA PIEZA FUNDAMENTAL

"En gran medida, que haya vuelto a Estudiantes es gracias a él", asegura Fabián. A quien hace referencia es a Osvaldo, su padre, pieza fundamental en su recorrido en el fútbol.

"Un 60% de mi carrera se la debo a mi viejo, Osvaldo. Desde chiquito hasta hoy me mantiene los pies sobre la tierra. En el fútbol es muy difícil volar. Un día sos Sergio Ramos y al otro sos el peor central del planeta y necesitas gente que te equilibre, y él es fundamental en ese rol. Gracias a Dios, mi viejo es una parte fundamental en mi carrera".

Luego de su paso por España, Fabián regresó a Brasil ya que tenía contrato con el Santos. Era octubre de 2020 y se produce el primer paso para pensar en una vuelta al club. "Pero no daban los tiempos en ese momento. En diciembre retomamos el contacto".

Con pocas oportunidades para jugar en el elenco brasilero, la situación no era la mejor. "En el fútbol no jugar es muy contraproducente. Estando en Brasil sabía que a otro país no podía ir, las opciones eran acá en Argentina en Estudiantes o Banfield, donde había tenido un buen pasado. A mi viejo le dije dese el minuto uno, si volvemos, que sea a Estudiantes".

-¿Cómo encontraste al club?

Está cada día más organizado. El estadio es una locura. Tener un estadio propio de esa magnitud es algo impresiónate. Todos estamos cómodos, cada vez hay más chicos y es bueno para el club. Es un club muy ordenado y se está armando un proceso muy lindo.

-Y el plantel con muchos chicos…

A los chicos los veo muy bien. Tuvieron una etapa donde se los cargó por demás de responsabilidades y los resultados no los acompañaron. Hoy hay un mejor equilibrio. Nos respaldamos todos en Mariano y somos tres o cuatro jugadores que tratamos de darles la tranquilidad en la cancha. En el día a día no hay presiones para trabajar y no hay problemas como los que puede haber en otros clubes. Con los más grandes tratamos de ayudar y encaminar a los chicos en lo que vemos mal. Es un grupo muy sano y bueno y es fácil se cabeza en este grupo porque los chicos te ayudan.

-¿Cuáles son los objetivos que se vienen para el plantel?

Crecer, fundamentalmente. Seguir evolucionando y puliendo las cosas que hicimos mal. Por algo nos quedamos en el camino el último campeonato. Fue un torneo bueno pero con muchas cosas por corregir. Hay una buena base. En el torneo anterior no tuvimos pretemporada todos juntos, varios llegamos sobre la hora y nos fuimos acomodando.

Hoy tenemos bastante tiempo para trabajar con esta base, seguir creciendo en el juego y ser más protagonistas. Los objetivos los conoce todo el mundo, es lo que te exige el club, tratar de clasificar a copas, ser protagonistas y pelear el campeonato. Nos gusta sentir esa responsabilidad y nos gusta porque sabemos que tenemos equipo para pelear por eso.

-¿Cómo es el trabajo con el Ruso?

Te transmite tranquilidad. Lo que se ve en sus conferencias y en los partidos, te lo transmite. Ningún resultado o factor que suceda en el día a día lo va a modificar. Cuando llegué, venía de seis meses sin jugar. Estaba bien físicamente pero sin roce. Me dijo "necesito que juegues el sábado el amistoso con Atlético de Tucumán porque contra River tenés que jugar". Que te digan eso te llena de confianza. Esa tranquilidad y confianza enorme, el Ruso te la trasmite siempre. Nos facilita las cosas y el jugador es 90% cabeza y confianza. El que llega a Primera es porque tiene las características y sabe jugar, no llega cualquiera, ni un acomodado. Todos somos buenos jugadores. Él nos remarca eso.

REGRESO SOÑADO

Las ganas de volver a ponerse la camiseta de Estudiantes tuvieron un premio merecido. Se jugaba la primera fecha de la Copa de la Liga 2021. El Pincha no la pasaba bien y empataba 1-1 ante River, en UNO. Hasta que, en tiempo de descuento, hay un tiro libre en ataque para el equipo del Ruso Zielinski.

"En el primer tiempo tuve una chance de gol y me la sacaron en la línea. Estábamos empatando era un buen resultado y pensaba ¿por qué no me quedó una más?. Cuando veo el tiro libre, dije es acá".

"Sabía que Mauro iba a buscar el segundo palo, por eso me acomode atrás y sabía que me iba a caer a mí", recuerda Fabián que se elevó y cabeceó para mandarla a la red y decretar el triunfo 2-1.

"Faltó la gente para que sea mejor. Ese partido y contra Defensa y Justicia, que lo ganamos también en el último minuto, con gente hubiesen sido épicos. Ganarle a River fue fundamental y para mí, la vuelta soñada. Jugar contra River que hoy es el mejor equipo y ganarle con un jugador menos, nos dio mucha confianza. Así y todo fue de los peores partidos que jugamos. Con el correr del torneo tuvimos partidos muy buenos y fuimos encontrando la manera en la que teníamos que jugar".

La imagen de la victoria en esa primera fecha, es la de Fabián dibujando un "L" con su mano. "Ese festejo es por mi novia Luciana. Me bancó en momentos tan oscuros que cuando vienen las buenas no hay que olvidarse".

En sus festejos hay más homenajes. "También miro para arriba, por mi abuela, que se fue cuando yo estaba en España. Fue una perdida muy dolorosa y sé que me acompaña. Y aunque no hago ningún gesto más, también pienso en mi viejo".

 

Socios protectores
Ver más novedades