Oficina Virtual Oficina virtual
Basquetbol • 4 julio 2020

"Los chicos deben conocer lo que es Estudiantes"

Mauricio López, el entrenador principal del básquet albirrojo, disertó via zoom con jugadores de las divisiones menores del club. También participaron los técnicos, preparadores físicos y basquetbolistas del plantel mayor. El "coach" hizo hincapié en los valores que se inculcan en nuestra institución

El básquet de Estudiantes continúa con la temática de que los jugadores de la cantera entrenen y tengan la posibilidad de conocer y entrevistar a grandes personalidades del deporte, de manera virtual. Y en esa mancomunión (via zoom) que se logró entre los basquetbolistas mayores y los menores, fue casi indispensable narrar y detallar todo lo que fue el baloncesto pincha de la década del 90 y principios del nuevo milenio. Para ello se convocó al actual entrenador del plantel superior y miembro de la camada campeona de los años 97, 99, 2002 y conductor de los equipos que alzaron los trofeos de la APB en los años 2012, 2018 y la Copa El Dia del año 2014: Mauricio López.

"Soy nacido y criado en Estudiantes. Estudiantes son mis amigos, es el trabajo. Estudiantes es mi primera casa porque pasaba todo el día en el Osácar desde que llegué a la ciudad en 1985. El club es mi refugio, es mi casa como dije y me quedaría a vivir," fue lo primero que dijo Mauricio López tras la presentación de rigor que llevaron a cabo Jorge Luis Haidar (coordinador) y Gustavo Pérez (ex entrenador campeón y que llevó al equipo al ascenso al Federal; y sub director de deportes del club). "Esos viajes a capital, para a jugar cada quince días, nos llevó conocer y sentir eso de ser parte de la familia de Estudiantes, y esa familia es única en el mundo".

A la hora de hablar de su camino en las divisiones menores y de los entrenadores que lo formaron como jugador y persona, el técnico pincha -que también dirige a la Selección Mayor de la APB- expresó: "Tuve la suerte de tener pocos pero muy buenos entrenadores y desde ellos hasta los dirigentes me enseñaron normas de conducta, respeto y valores, los cuales sirven para la vida misma. El club me representa mucho. Estar todo los días en el club, llevar el escudo en el pecho te hace comprender las responsabilidades que tenemos y tuvimos".

"Como jugador disfrutaba mucho cuando ganaba. Con 16 años llegué a Primera y al poco tiempo se sumaron los demás chicos de una camada que con el paso del tiempo le dio muchas alegrías al club y al básquet".

LOS TÍTULOS Y SU PASIÓN POR DIRIGIR

Como dijimos, Mauricio López estuvo de una forma (jugador) u otra (entrenador) en las conquistas que el básquet pincha obtuvo desde su retorno a la liga platense allá por el año 1995. "Cuando volvimos a jugar en La Plata todos éramos muy jóvenes, con apenas 20 años y salvo el  Flaco Barbieri y el Buho Benassi, todos jugábamos además en Sub 22. El haber luchado para que Estudiantes no pierda la categoría en capital, con los jugadores que debíamos enfrentar, nos ayudó a ser lo que fuimos en los campeonatos de la ciudad".

"Además, hubo detalles que no se pueden pasar por alto. Gustavo (Pérez) nos imprimía un entrenamiento muy exigente y eso que teníamos un profe que nos "mataba" como Gabriel Martínez Poch. Trabajábamos diferente y disfrutábamos mucho de jugar juntos, formar parte de esa camada y ganar lo que ganamos" subrayó y recalcó a la vez: "jugar tanto tiempo en primera me fue llevando a ser entrenador y con el tiempo me fui dando cuenta que gusta más dirigir que jugar. Yo arranqué a dirigir a los 30 años y no hice el paso por las categorías formativas".

Uno de las preguntas de los jugadores juveniles se centró en la formación de los grupos y en cómo los grupos que él integró fueron determinantes para alcanzar la gloria. "El grupo nunca se negocia, como tampoco se negocia no defender".

EL TRABAJO, EL TALENTO Y LAS MENORES

El eje central de la disertación de López, además de que los basquetbolistas que hoy forman parte de las categorías menores de Estudiantes se interioricen sobre cómo fue su vida como jugador pincha, se basó en el proyecto que la institución aposto, el talento-trabajo y cuál debe ser el objetivo de los jóvenes valores que sueñan con defender la camiseta roja y blanca en las esferas del básquet nacional.

"El futuro de nuestro básquet es infinito. El club bancó lo bueno y también lo malo, y eso nos sirvió para que jugadores como Cejas, Noguera, Castro y Attademo evolucionen como jugadores y esa evolución nos sirvió luego para dar pasos de calidad en la competencia".

"A mi me gusta más el jugador trabajador que el talentoso, pero obvio que si ese jugador trabajador tiene talento mucho mejor. Hay una frase muy trillada, pero es real: el trabajo mata al talento. Ejemplos: Cejas no pasó de la noche a la mañana a ser el jugador que es hoy, porque a su talento natural le agregó la capacidad de trabajo tremenda y así evolucionó. Lo mismo con Michi (hace referencia a Michele Castro) que llegó al club siendo un jugador y hoy es otro. Acá no hay secretos, es trabajo, más trabajo, más trabajo".

"El mensaje para los jugadores de nuestras divisiones menores, es que todos los chicos deben divertirse dentro de una cancha de básquet, que aprendan del juego y conocer lo que es Estudiantes. Además les recomiendo que si pueden observen los partidos de la Euroliga, mas allá si siguen la NBA o Liga".

"Los chicos tienen que tener ganas de jugar, de aprender cosas, de tener esos hábitos de querer ser jugadores profesionales. Deben trabajar en lo físico, ser responsables en los entrenamientos y sacrificarse porque se sabe que no existen las vacaciones de verano. Todo esto tiene recompensa".

"Yo no quiero jugadores juveniles o menores que participen del equipo solo para completar la plantilla, sino que se sientan parte del plantel, que compitan en el equipo, que tengan responsabilidad, jueguen 1 o 20 minutos".

"En La Plata hay jugadores para elegir para conformar buenas selecciones".

 

Socios protectores
Ver más novedades