Historia • 20 septiembre 2018

El Toro Calandra, el capitán todo campista

Saúl Horacio Calandra jugó en Estudiantes 91 partidos entre 1921 y 1929 y portó la cinta dentro y fuera del campo de juego. También vistió la casaca Albiceleste y obtuvo la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Amsterdam
Compartir

Un sólo grito de gol, pero un montón de recuerdos enaltecen a Saúl Horacio Calandra quien lució la casaca Albirroja en 91 partidos entre 1921 y 1929. El Toro fue símbolo del Pincha y se ubica entre los 17 futbolistas que más partidos disputaron en la década del 20.

Saúl debutó como medio campista izquierdo, aunque generalmente fue defensor central y centro campista, la posición en la cual más se destacó. Tuvo una notable contextura, extraordinaria fortaleza física y mucho despliegue para quitar, marcar e iniciar ataques. De ahí su apodo: Toro.

Fue referente también fuera del campo: descubrió y convenció para jugar en Estudiantes nada menos que al Nolo Ferreira y muchos otros jóvenes futbolistas.

El Toro, fue delegado del plantel superior, como en la gira a Brasil de 1936, formó el equipo Albirrojo en los primeros amistosos internacionales ante europeos y acompañaba a los chicos de juveniles que practicaban esgrima en la década de 1940.

Además, fue jugador de combinados locales, provinciales y de la Selección Nacional, con la que obtuvo la medalla de plata en los Olímpicos de Amsterdam 1928; allí sólo enfrentó a Estados Unidos por una lesión en la rodilla.

Esa lesión limitó la duración de Calandra, aunque en el torneo Estímulo de 1929 llegó a jugar junto a los míticos Profesores: Lauri, Scopelli, Zozaya, Ferreira y Guaita.

Pero a pesar de esto, no dejó de ser un valuarte para la historia del Club al inicio del siglo pasado. Marcando un camino y construyendo los cimientos de un ADN que en la actualidad sigue forjándose en los distintos rincones de Estudiantes de La Plata.

Ver más novedades