Divisional Reserva • 13 enero 2019

"El placer más grande sería que mis futbolistas progresen"

Leandro Desábato transita sus primeros días como técnico de la Reserva de Estudiantes, en su estreno como entrenador. El Chavo volvió al club, ahora detrás de la línea de cal, asegurando que nunca dejó de estar en el Country. "Hay dos cosas que no voy a negociar, el respeto y el trabajo", marcó en una nota exclusiva con el sitio oficial, antes del inicio de la competencia
Compartir

Después del doble turno del viernes, y al finalizar los primeros días de entrenamientos con el grupo, el flamante técnico de la Reserva manifestó las sensaciones primerizas de este ciclo: "Estoy contento, es un lindo desafío, algo que lo venía pensando hace tiempo y que traté de enfocarme para esto que estoy haciendo hoy. Esta primera semana la tomé con responsabilidad, mucha intensidad y algo de nerviosismo. Estoy disfrutándolo sobre todo porque estoy en un lugar que conozco mucho y es un placer estar acá".

A la ahora de encasillarse en un perfil como entrenador, el Chavo no se estructuró y abrió el juego. "Siempre dije que tuve la suerte de tener grandes entrenadores en Estudiantes con formación europea, como por ejemplo Alejandro Sabella. Fui mamando un poco de todos y saqué las cosas que yo disfrutaba como jugador y me hacían bien, sobre todo en entrenamientos", destacó. Además, agregó: "La forma de jugar es amplia, uno tiene una idea pero cuando llega hay que adaptarse a los jugadores e ir descubriendo sus mejores posiciones. Me gustan los equipos ordenados, sobre todas las cosas, y que trabajen para el equipo, que eso sea lo más importante  y no lo individual. Lo más difícil es poder planificar lo que uno tiene en la cabeza; intentar llegarle al jugador y convencerlo".

LA ELECCIÓN DE LA RESERVA Y LOS OBJETIVOS

El ex jugador del club y campeón de dos títulos con Estudiantes expuso que "siempre quise empezar por la reserva, tengo muchas ideas, cosas que me siento con formación y experiencia". Al mismo tiempo acotó: "Lo que tengo que hacer es marcar una linea. La Reserva te permite planificar, equivocarte. Hay un margen más amplio, el resultado, más en este club no está en observación. Tenés un lugar en donde se trata de enfocar en los juveniles para que lleguen formados a primera. Mi desafío en todo el año es ver cuánto evolucionan los jugadores, a partir de intentar hacer crecer al jugador también voy tratando de formarme personalmente, ya sea parándome frente a un grupo, explicando o desarrollando una idea. El placer más grande seria ver que mis futbolistas progresen; el mejor reto es mejorarlos y potenciarlos. Yo  quiero ganar, que mis jugadores sean ganadores, siempre en el ámbito de la formación".

SU RECUERDO DEL SELECTIVO

Al hacer memoria de cuando transitó por el equipo reservista, el Chavo sostuvo: "Lo lindo es que jugaba de preliminar, y jugaba con gente, es algo lindo que me gustaría que vuelva. La idea es que cuando volvamos a 1 y 57, mínimo una vez por mes pueda jugar antes de la Primera, para que la gente vaya conociendo a los jugadores y que ellos se adapten a lo que vendrá después".

EL PASO DE JUGADOR A TÉCNICO

Habiéndose retirado como jugador profesional en junio del año pasado, el Chavo afirma su vínculo con Estudiantes con una declaración que lo marca entero: "del club nunca me fui". "Trayendo a los chicos al colegio y a fútbol siempre estoy, o viendo a los técnicos de inferiores y visitando a los jugadores de Primera", sostuvo. Sin embargo, ahora asume su nueva posición: "Me toca estar en otro lugar, como director técnico, es otra cosa. Como jugador me cambiaba, entrenaba, comía y me iba. Ahora llego una hora y media antes del entrenamiento y me quedo tres horas después, porque te quedás mirando y planificando, de cómo salió el entrenamiento. Esto es amplio, soy un obsesivo y eso es algo me gusta, si bien lleva tiempo".

EL RESPETO Y EL TRABAJO COMO BANDERA

Por último, expuso su personalidad al frente de un plantel y el concepto para con los jugadores. "La realidad es que uno a veces tiene que mantener el equilibrio. Me comprometí con los jugadores a tener las puertas abiertas, para cualquier duda. Hay dos cosas que no voy a negociar, el respeto y el trabajo. A partir de ahí entrenamos, trato de que no les falta nada, estamos organizados y el club se encarga de que sea así. Como jugadores de Reserva son semi-profesionales, están a un paso de primera y tienen que ser responsables. Trato de ser sincero, como digo siempre, la verdad duele pero después se entiende", finalizó.

Ver más novedades