Historia • 25 septiembre 2018

El éxito sobre Manchester

Este martes se celebran los 50 años del resonante triunfo por la mínima sobre Manchester United en la primera final de la Copa Intercontinental. Marcos Conigliario de cabeza anotó el gol que le dio la victoria y medio título a Estudiantes
Compartir

25 de septiembre de 1968. Primera final por la Copa Intercontinental. La Bombonera de Boca, el estadio elegido para desarrollar el pleito entre Estudiantes, campeón de América, y el poderoso Manchester United.

Más de 60 mil almas colmaron el estadio xeneize y deliraron una una final que se tiñó de rojo y blanco. Marcos Conigliaro de cabeza le dio el triunfo el equipo de Don Osvaldo Zubeldía. Esa noche de primavera Estudiantes jugó con su tradicional camiseta a bastones rojos y blancos, algo que se modificó el suelo inglés.

El Manchester fue campeón de Europa y su plantilla era la base de la Selección de Inglaterra que en 1966 se había consagrado campeona mundial.

Todo lo que decía por aquel entonces del conjunto británico poco le importó a Estudiantes. Si bien tomó los recaudos necesarios en George Best, Denis Low, Paddy Crerand o Bobby Charlton, el Pincha controló el partido, y una vez que se puso 1-0 arriba (28 minutos del primer tiempo), el elenco inglés quedó “rendido” a sus pies.

Cuando culminó el duelo, los jugadores del United celebraron que el partido apenas había terminado 1-0, como si la victoria en Inglaterra ya estuviese asegurada. Lo que nunca se imaginó el equipo de Manchester que ese triunfo de Estudiantes le significaría días después la obtención de la Copa del Mundo en el mítico Old Trafford.

La noche de la victoria Estudiantes en la Bombonera, el once que mandó a la cancha Zubeldía alistó a Poletti; Malbernat, Aguirre Suárez, Madero, Medina; Bilardo, Pachamé, Togneri; Ribaudo, Conigliaro y Verón.

Ver más novedades