Historia • 16 octubre 2018

A medio siglo del título mundial

Se celebra hoy los 50 años de la obtención de la Copa del Mundo. Cincuenta años de que el mundo futbolístico se rindió a los pies de Estudiantes. Cincuenta años de que Estudiantes alzó el trofeo intercontinental en suelo inglés. Cincuenta años de aquel 1-1 ante Manchester United y que nos llevó a la gloria máxima
Compartir

Cincuenta años, sí cincuenta años de la máxima conquista que un club puede aspirar y Estudiantes lo logró en la tierra de los "creadores" del fútbol: Inglaterra. El 16 de octubre de 1968 Estudiantes tocaba el cielo con las manos y levantaba la Copa Intercontinental en suelo ajeno, hecho que cincuenta años después ningún equipo del globo terráqueo pudo repetir.

Cincuenta años de aquel 16 de octubre de 1968 donde todo un país se vistió de rojo y blanco, y donde nadie pero nadie se perdió se perdió un sólo detalle del relato del recordado Gordo Muñoz. Como no recordar ese 16 de octubre de 1968 si la radio a transistores nos "trasladó" a todos de manera imaginaria hasta Manchester y hoy si cada uno de nosotros cierra los ojos recuerda rápidamente el cabezazo de Juan Ramón Verón, el abrazo final de todos los jugadores, de cómo Don Osvaldo Zubeldía llevó al equipo a la cúspide mundial y ante el gran equipo del United que estaba conformado en su gran mayoría por los futbolistas que dos años antes habían ganado la Copa Mundial.

En Old Trafford y con gol de Juan Ramón Verón Estudiantes alzó la Copa del Mundo de clubes. Las finales ante Manchester fueron a dos partidos tremendos. El primer capítulo tuvo como epicentro la cancha de Boca, que vale aclararlo "explotaba" de hinchas albirrojos, y Estudiantes ganó por la mínima diferencia gracias al gol de cabeza de Marcos Conogliario.

En Inglaterra la confianza para que el United se quede con el trofeo era total. El clima en Old Trafford fue hostil para todo Estudiantes desde el mismo momento en que ingresó al campo el equipo de Osvaldo Zubeldía. Pero el Pincha jamás se dejó influenciar por lo externo, al contrario a cada suceso se agigantaba el equipo que aquella noche no jugó con la tradicional camiseta a bastones rojos y blancos, sino con un atuendo blanco adquirido en la empresa Umbra en la propia Inglaterra.

Juan Ramón Verón, tras una jugada de laboratorio, con golpe de cabeza puso el 1-0 y enmudeció Old Trafford.  Ni Denis Law, ni Bobby Charlton y mucho menos George Best pudieron con Estudiantes que tras la expulsión de Tato Medina se agrandó aún más y supo como jugar con el nerviosismo de su rival que llegó a la igualdad sobre el final del partido a través de Morgan.

Luego fue todo fiesta para ese pequeño grupo de hinchas pinchas que vivieron algo único y aun hoy irrepetible. La noche del título Estudiantes formó con: Poletti, Malbernat, Aguirre Suárez, Medina (expulsado), Bilardo, Pachamé, Madero, Ribaudo (Echecopar), Conigliaro, Togneri, Verón.

Cincuenta año de la mayor gesta que un equipo de fútbol puede aspirar. Ante todo los pronósticos y frente al poderío inglés, Estudiantes alzó la Copa Intercontinental y cumplió al pie de la letra una frase que quedará por siempre en la memoria de todos nosotros: "A la gloria no se llega por un camino de rosas". Salud campeón.

 

Ver más novedades